La Curiosa historia de Souley Diawara

 

Aprendí Francés a los 15 años con un solo fin: Poder “ligar” con las sensuales chicas del país Vecino en los PUBS y discotecas de Santa Margarita y mi Roses natal. En esa región de la Costa Brava que toca con Francia, donde nací y me crié, todo va siempre un poco más rápido, aprendes antes que los chicos de ciudad, cosas buenas y cosas no tan buenas, te vuelves más avispado, y los veranos a esa edad y a finales del siglo XX se podían resumir en jugar al futbol en la playa con los amigos durante el día y salir cada noche con las ganas y la ilusión de descubrir cosas nuevas como solo puede hacerlo un adolescente con las hormonas a flor de piel y toda la vida por delante.

Así, en el verano del 93 podría asegurar que más del 70% de las chicas/mujeres que podías encontrar en la vida nocturna de nuestro pueblo eran de nacionalidad francesa y practicamente ninguna hablaba español, de manera que si no aprendías su lengua, estabas fuera, es decir, que podías pasarte la noche solo y con el dedo en la nariz viendo como tus amigos se lo pasaban en grande.

Unos chicos de un pueblo cercano a Perpignan que “veraneaban” en la zona y de los que hablaremos en otra ocasión, fueron los que me enseñaron el idioma, o basicamente lo que necesitaba para poder entablar una mínima conversación con una chica francesa de entre 15 y 20 años. La verdad es que siempre se me dieron bien los idiomas, y sin demasiado esfuerzo enseguida empecé a hablar de manera fluida y con una pronunciación excelente, eso sí, con un marcado acento del Sur.

Como dije antes, otro día nos centraremos en algunas de las aventuras que marcaron mi adolescéncia, pero hoy quiero contaros la historia de Souley Diawara, la qual pude conocer gracias a ese francés que aprendí hace muchos años, aunque el próposito de ese aprendizaje fuera con intenciones muy diferentes a las que ahora nos ocupan.

Souley Diawara es un Futbolista Internacional Senegalés retirado este mismo año (2016) cuando militaba en el Niza, a la edad de 38 primaveras. Fuerte, Corpulento y con un físico envidiable, fue un central de nivel que pasó por varios equipos franceses y probó la Premier League en 2006 con el Charlton Athlétic.

Pero Souley destacaba también por ser un jugador algo polémico, amante del Whisky, de la fiesta y de la noche; Seguramente hubiera firmado tranquilamente la frase que dijo en su momento el gran ROMARIO DA SOUSA FARIA: “La Noche es mi amiga”.

Explica él mismo, que después de jugar en el Charlton, en 2007 recibe una oferta  del Girondins de Burdeos, en ese momento entrenado por el ex-Central del Barça y campeón de Europa y del Mundo con la selección “BLEU” Laurent Blanc. Así, en una conversación con su Representante, este le sermonea a Diawara que si aceptan la oferta de Burdeos debe comportarse, que “Monsieur” Blanc es un entrenador de nivel, fue un central Colosal, elegante y respetado, y que esta vez  debe dejar de salir y de hacer el “Capullo”, debe dedicarse sólo a entrenar, a jugar y sobretodo  aprender de Blanc.Diawara está de acuerdo, promete portarse bien en “Bordeaux” y deciden aceptar  la oferta.

Durante sus primeros  meses en el Girondins Souley no sale de fiesta ni un solo día y entrena como el que más, pero al contrario de lo que todos podían pensar, su rendimiento no es el habitual, su nivel no es el que se esperaba cuando fue fichado, y todo es preocupación y dudas a su alrededor, nadie entiende que puede estar sucediendo.

Un día, Jean Louis Gasset, segundo de Blanc, y un “Zorro viejo” en esto del fútbol, lo cita después de un entrenamiento y le pregunta a Diawara como se encuentra, a lo que Souley responde que bien, que lleva 4 meses sin salir de noche, que no bebe, no fuma y que su estado de forma es óptimo. Gasset lo escucha mientras lo mira fijamente, y cuando Souley termina, le suelta una arenga con su característica voz ronca: “ Todo eso que me cuenta estaría muy bien para cualquier otro jugador Souley, pero su naturaleza no es esta y usted lo sabe, por ello su rendimiento es tan malo hasta el momento. Usted está acostumbrado a salir, pasarlo bien, ser un perla de los buenos, pero luego rendir,  así ha llegado al éxito. Ahora por el contrario no sale, esta en casa triste y mustio, y hasta se le está quedando cara de pepino, usted NO ES FELIZ, y eso se transmite en su juego. Mire, vamos a hacer algo, continua Gasset, NO QUIERO QUE SALGA ANTES DE LOS PARTIDOS obviamente, pero tampoco es bueno que cambie tanto su estilo de vida, quiero que disfrute, que lo pase bien: Hoy es Jueves, noche de estudiantes , quiero que salga hasta que vea el Sol, Beba, baile y diviertase, vuelva a ser usted, y mañana venga al entrenamiento muerto. Si hace eso, estoy seguro de que el domingo  será el Diawara que todos conocemos”.

El Senegalés, perplejo, no cree estar escuchando aquellas palabras de su segundo entrenador, y más teniendo en cuenta que el domingo el partido es nada menos que contra el potente PSG, PERO SIGUE EL CONSEJO DE SU MISTER, y sale hasta el día siguiente sin filtro alguno (fiesta, bebida, Chicas ….), llega al entrenamiento sin haber dormido y totalmente muerto, y ese día lo pasa realmente mal. Pero llega el Domingo… y en el partido contra el PSG… el equipo gana 3 a 0 y Souley ANTICIPA CADA JUGADA, SE MUESTRA RÁPIDO,  CONCENTRADO Y ANULA TOTALMENTE A LOS DELANTEROS DEL ELENCO PARISINO siendo proclamado mejor jugador del partido. Justo cuando el colegiado pita el final, Gasset sale corriendo disparado hacia él y le susurra al oido: “Quiero que salga todos los jueves hasta que acabe el campeonato, no falle ni uno”, sonríe y se aleja mientras le hace un guiño. Souley le volverá a hacer caso con sumo placer y hasta final de temporada sale todos los jueves sin excepción firmando tan buen año, que la temporada siguiente lo ficha el OM, el Olympique de Marseille, equipo más potente de Francia en aquellos momentos, donde jugará 5 años.

Se pueden sacar muchas lecturas y conclusiones sobre la historia de Souley Diawara, Gasset y el Burdeos, unos seran más conservadores en sus opiniones y otros más abiertos de mente, pero tengo muy claro que si alguien tiene una naturaleza y personalidad que lo llevan al éxito y que no hacen mal a nadie no tiene porqué cambiar, aunque en casos como este no parezca lo más políticamente correcto.

Historias de Futbol, la primera de muchas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s