El Torero que se Acostó con Ava Gardner

El hecho de jugar al futbol en 13 equipos distintos y actualmente, después de retirarme, estar trabajando como director Deportivo de un club de Tercera División Española, además de enriquecerte como persona, te da la oportunidad de conocer  a gente muy diversa.

Son ya 35 los años que el Futbol y un servidor compartimos vivencias y en muchos casos vestuario, un lugar dónde tienes la fortuna de vivir “In Situ” a veces, o escuchar en muchas otras,  multitud de historias, anécdotas o leyendas contadas con más o menos grácia por compañeros, entrenadores, delegados, directivos o personal del Club que pasan por tu vida casi siempre sin que tú puedas elegir y eso es lo bonito.

Gente de culturas o étnias muy distintas, blancos, negros, africanos, gitanos, asiáticos, ingleses, argentinos, gente de todos los lugares sin aparentemente nada en común…no importa, allí todos somos iguales, allí estamos unidos todos por este precioso deporte llamado futbol.

Por suerte soy una persona de mente abierta y dispuesta a escuchar, ya que considero que es la mejor manera de aprender. Así, he tenido la suerte de hacer buenos amigos y colegas durante todo este tiempo, algunos de ellos personajes realmente interesantes, y a partir de ahora en este BLOG, poder compartir algunos de estos momentos y anécdotas con todos vosotros.

Hoy os contaré la Historia del Torero Luis Miguel Dominguín y la famosa actriz Norteamericana Ava Gardner. La Contó un día en el vestuario uno de los mejores entrenadores que nunca he conocido, un hombre que respira futbol y que además lo ha vivido intensamente.

Añadiré antes de empezar que No me gustan los Toros, pero considero que es una anécdota graciosa de contar que podría haber protagonizado cualquier futbolista, cantante o personaje público, lo importante aquí es el trasfondo, pasar un buen rato.

Cuenta la historia que corrían los años 50 y el madrileño Luis Miguel Dominguín era un ídolo del toreo espanyol, salía a menudo a hombros de la plaza, y por esa regla de tres, también era un sex-Simbol entre las mujeres de la época.

Dicen que en una ocasión, mientras él Toreaba en la Plaza madrilenya de “Las Ventas”, aparició de pronto como invitada de honor en el palco la actriz Ava Gardner, que estaba rodando una pel·lícula en los alrededores de Madrid, provocando un sonado revuelo en todos los que allí se encontraban. La Gardner era idolatrada por su gran belleza y también por ser una gran actriz de Hollywood, podríamos compararla por repercusión mediática con una Angelina Jolie de nuestra época.

Pues parece ser que ella quedó prendada por el arte del torero en cuestión, y enseguida pregunto de quien se trataba. Dominguín se salió literalmente, y ella, antes de marchar, mandó dar un mensaje a Luis Miguel, pidiendo conocerle y dejando la dirección del hotel donde se hospedaba. El Torero al ser informado obviamente aceptó la invitación, y hacia las 7 de la tarde aparició en el hotel donde supuestamente se encontraba descansando Ava.

Se dirigió a recepción, se dio a conocer y preguntó por la actriz, recibiendo este mensaje: “La señorita Gardner le esta esperando en su Suite, es la 325”. El astro Taurino, famoso por sus ademanes con las mujeres, al intuir enseguida las intenciones de Ava subió a la habitación más rápido que Usain Bolt corre los 100 metroslisos, y al llegar allí, después de llamar a la puerta, efectivamente se encontró a la Señorita Gardner abriendo tapada sólo con una fina lencería de un blanco/transparente más que sospechoso. Tras unos momentos de coqueteo y presentaciones, de repente sucedió lo inevitable, lo esperado, y los dos protagonistas “hicieron el amor” de manera más que fogosa. Al acabar Ava se quedo dormida, ese sueño placentero que a casi todos nos entra después de tan gustoso momento, pero NO Luis Miguel, quien se levantó con celeridad y se empezó a vestir como si tuviera que marcharse a toda prisa. El ruido despertó a Ava de su tranquilo sueño, que al abrir los ojos vió al Torero poniendose su  último zapato y sorprendida le preguntó con ese español con marcado acento americano tan característico:

  • Luis! A dónde vas tan rápidou ???

A lo que el avispado Torero le contestó: “ A donde voy a ir…. A CONTARLO!!!!!!

I es que amigos y amigas mías, no me negareís, y casi todos y todas lo hemos hecho alguna vez, que en multitud de ocasiones se disfruta tanto o más contando la HISTORIA a las amigas o amigos que en el momento de hacerlo en sí.

Y en mi opinión no le veo nada malo siempre que no se falte al respeto o se ningunee a la otra persona, es un acto muy mediterraneo compartir vivencias con los más allegados de manera graciosa y sobretodo, sobretodo muy humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s