El Grito Ahogado y Messi, el Dios del Futbol

Hay momentos impagables.

Situaciones donde el Gol parece que lo haya metido el señor gordo y sudoroso que hace unos segundos se estaba comiendo tranquilamente unas croquetas de jamón ibérico en la mesa de al lado y de pronto corre enloquecido entre sillas y taburetes ahora caídos, con los ojos en blanco, gritando como si hubiese marcado él.

Pero NO, el señor No marcó, fué LEO MESSI.

Hay momentos imborrables.

Un gol decisivo en el descuento siempre tiene un efecto absolutamente orgásmico. Un servidor, autor de alguno cuando jugaba, siempre ha pensado que ese momento era mucho mejor que el sexo. Imagínen pues lo que ha podido sentir ESTE PEQUEÑO ARGENTINO DE MIRADA ESQUIVA cuando ha visto que Keylor no llegaba a su remate, que el balón tocaba la red, que el Bernabeu enmudecia, que sus compañeros lo abrazaban, que el partido terminaba y que su equipo ganaba.

Después todo el mundo podrá tener su opinión, Pero:

-Yo he visto un partido entre dos equipos sinceros en sus propósitos, sin rodeos, que sólo querían ganar.

-Seguramente el mejor Clásico de mi existencia en cuanto a emoción, diversión, ocasiones de gol, ritmo, igualdad y pasión.

-He visto Fútbol en estado puro.

-He vuelto a ver aquel Barça que se crece ante las adversidades pero que parece dormirse en los laureles y perdona cuando parece que está de cara.

-He visto aquel Madrid con grandes individualidades, competitivo y con una contra mortífera al que le hacen tanto daño los equipos que entienden bien el juego colectivo y de asociación.

-He visto el futuro mejor portero del Mundo con el permiso de Neuer. -He visto perder al Madrid en el descuento, en el Bernabeu, por primera vez.

-He visto un Marcelo inmenso, un Asensio descarado, un Ramos superado, un Sergi Roberto asentado, un Busquets fantástico y a LEO MESSI.

-He visto el partido en el BAR. El Hándicap del BAR es que se escapan muchas situaciones que en casa disfrutarías mucho más. Estos partidos nunca sabes si es mejor solo y en silencio o rodeado de amigos, insultos, desazón y adrenalina.

-He sentido el “GRITO ahogado”: Desde pequeño soy FAN de este momento. Me gusta definirlo como cuando en un campo de fútbol o Estadio con un notable número de gente, el equipo con representación minoritaria, normalmente el visitante, marca un gol trascendental en los últimos minutos de partido o en el descuento. El grito y la celebración que se escucha por parte de unos pocos, contrasta con el Silencio y los murmullos de desaprobación de la mayoría. Dura sólo unos instantes, pero siempre lo he tenido muy presente y me ha impactado. El dolor y sentimiento de impotencia que provoca cuando sucede en contra es directamente proporcional al sentimiento de alegría, placer y euforia que te produce cuando se da a tu favor. Se puede aprender mucho de este GRITO AHOGADO.

Hoy, en la Diada Nacional de Catalunya, he “Sentido” muy adentro dos GRITOS ahogados memorables, uno al mediodía en el campo de la MONTAÑESA, la BOMBONERA de Nou Barris con mi club, la UE FIGUERES, y OTRO al atardecer en el SANTIAGO BERNABEU.

Por eso hoy ha sido una jornada “casi” perfecta.

Mañana más.

BUENA SUERTE A TODOS.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s